Dulce companía

Final


Empecé a construir mi casa en este –hasta ese momento- inhóspito lugar. A pocos metros hacia lo mismo mi vecino. Una palma con una farola aportaba el único síntoma de urbanidad. Hoy recogí unas ramas de sauces que la última poda dejó sembrados en el fondo de mi patio. Los álamos ya comienzan a mostrar los primeros brotes. Mi vecino ya no esta. Al final de la última temporada, cuando pasó a ver a su madre, tres balazos en la cabeza terminaron con su vida.
Fuente: Ahora Calafate

2 comentarios:

  1. ¿Supongo que lo de los balazos será una broma... ?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente no. Si vas al link de la fuente podes ver la info completa.

    ResponderEliminar