Dulce companía

Papel


Puede esperar. Si, el mundo puede esperar. No hace falta mucho. O mejor dicho con poco. Bajar un cambio. Cargar el equipo de pesca, esto solo como excusa y salir. Buscar un lugar en la extensa bahía y parar. Sumergirse en el paisaje que no se perturba con nuestra presencia. Pasar a ser un bicho más que se integra -lo más naturalmente posible- a un guión para nada improvisado. Resolver con muy poco el papel que en esta obra se nos ha asignado.

2 comentarios:

  1. El mundo puede esperar, de hecho supongo que espera... el mundo en general.. quizàs en un deseo comùn o casi comùn de hacer al lugar màs pacìfico.. A veces siento que yo no puedo esperar, que necesito eso de salir y pescar, de encontrar un espacio abundante en naturaleza pero internamente me siento sumergida en la rutina y a veces sofoca, asi como decias vos de la ciudad... y coincido.

    Un abrazo, cuantas imàgenes para descansar en tu blog!

    Vero.

    ResponderEliminar
  2. Justo de eso trataba mi cena de anoche, yo no se esperar...es cuestion de ejercitar la paciencia me dijo una amiga...
    Lindo!

    ResponderEliminar