Dulce companía

Como témpanos



Nos vamos sumergiendo de a poco ¿Es ese nuestro destino? Ser como un témpano. Mostrar tal vez la parte menos interesante de nosotros. Permanecer ocultos. Jugar el juego inútil de ocultar lo que realmente somos, convencidos de que de esta forma pasaremos nuestra existencia sin riesgos. Que de esta forma seremos menos vulnerables.

9 comentarios:

  1. Creemos que no mostramos lo que somos, pero la realidad supera siempre a cualquier ficción imaginable. No voy a negar, que existen seres dispuestos a creernos lo que nos inventamos de nosotros.Son aquello que tambien nos están mientiendo.
    Elijo siempre la verdad.
    A los témpanos, antes que emularlos, prefiero contemplarlos respetuosamente.
    Interesante la metáfora y la mentira.

    ResponderEliminar
  2. metáfora entre témpanos y mentira...eso quise decir, bueno! escribir
    Viste como nos mentimos? Hacemos de éste espacio un espacio real...

    ResponderEliminar
  3. en ese robot intentan convertirnos. y yo, que no me resigno a perder el optimismo, sigo creyendo que esa máquina se puede romper. y ojalá. un beso!

    ResponderEliminar
  4. A veces el querer decir se deja invadir y es ahì en donde dudamos en como nos ven, tal vez es a´`i en donde naciò esta letra de divididos: fia la chapita; porrón en palomar cruzando la vía pa' poderla pasar.
    qué ves? qué ves cuando me ves?
    cuando la mentira es la verdad
    qué ves? qué ves cuando me ves?
    cuando la mentira es la verdad

    ResponderEliminar
  5. ...

    Lo acepto, así yo soy.
    La fragilidad se encuentra atravezando el témpano.

    Gracias por tu visita.

    Mafalda

    ResponderEliminar
  6. He leido detenidamente todos tus tempanos. Me ha maravillado esta naturaleza, estos colores, i paisajes.
    Tu elocuencia sabia, tu modo de ver todo el entorno, me han fascinado. Aunque no lo creas eres muy afortunado de habitar estos parajes, i de ver, aunque sea solo cuando los turistas os dejan, la vida del lago en todos sus matices. Magníficas fotos. Un reporeje en suma, muy cualificado. Enhhorabuena!

    ResponderEliminar
  7. Es un paisaje compartido y eso tiene como todo cosas gratificantes y otras no tan saludables para el lugar.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta mucho este texto. No había pensado en esto, ser como un témpano y no relacionar la idea con el frío y la indiferencia, sino con el no mostrarnos al mundo.
    Ahora voy a estar pensando en eso por unos días seguramente, ¿seré témpano yo?

    ResponderEliminar
  9. Ah, te quería decir también que enlacé tu blog en el mío, así no se me pierde la dirección y vengo seguido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar