Dulce companía

Domesticar El Calafate


Interesante la noticia sobre los trabajos realizados por el INTA con el objetivo de desarrollar plantaciones de calafate. Ahora bien, si hablamos de domesticar al arbusto calafate, seguramente es mucho lo que queda por hacer, pero ¿Cuál es la situación, si hablamos de domesticar a El Calafate? Ahí las opinión de nuestros vecinos será de los más variada.

Alguno dirá que este pueblo ya está domesticado, que no casualmente es sinónimo de Domado, que hace referencia a la idea de amansar, idea que de mi parte no comparto, ya que todavía se pueden percibir algunos corcoveos, como en el caso del parque temático o del paso Zamora y de las tantas broncas que los vecinos descargan diariamente por los medios.

Pero también podemos asociar la palabra domesticar a la posibilidad de estar Contenidos o Sujetados, y tal vez sea esta la acepción que más se aproxima a lo que uno percibe en muchos de nuestros vecinos, estan como aguantándose, para no terminar exponiéndose a ser una victima de los que nos quieran domesticar.

No puede uno dejar de recordar que este Calafate -al que algún trasnochado imagina domesticado- guarda entre sus recuerdos algunos corcoveo que hicieron que el entonces gobernador Kirchner vetara una ley que imponía la posibilidad de realizar desarrollo económico en Península de Magallanes, o que –no sin poco pataleo- hicieron archivar las intenciones de la Empresa Pérez Companc y de nuestro Intendente Municipal Néstor Méndez, de realizar una exploración de hidrocarburos a pocos metros del Parque Nacional, como una forma de que el pueblo contara con gas natural.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario