Dulce companía

El tiempo es veloz

Atrás quedó el viejo pueblo rural. En él permanecen -como testimonio de un tiempo que ya fue- algunas construcciones que el crecimiento explosivo de la ciudad no pudo demoler y permanecen también muchas personas, a las que la modernidad no parece tentarlas con sus espejitos de colores. La tardecita amaga con llegar a su final y él, vuelve una vez más, luego de otra jornada de trabajo. Con un ritmo cansino recorre la costanera rumbo hacia su casa ubicada en el corazón de la ciudad. Hombre de a caballo como tantos, se ha acostumbrado a ver desde esa ubicación privilegiada la realidad. Vuelve en el tiempo o tal vez se va…

4 comentarios:

  1. Llego ahora a tu blog y tengo la sensación de haberme perdido mucho.Espero no seguir haciéndolo.
    Gracias por tu visita.
    Te leo.

    ResponderEliminar
  2. El tiempo vuela pero quiero pensar que mi camino deja huella buena que hay cosas que guardare en mi memoria que me hace crecer como persona me nutro de todo lo que mis ojos contemplan guardo en mi retina todo lo hermoso que hay para que mi tiempo haya sido beneficioso y sea de buen agrado recordardo en el tiempo.
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  3. Esa foto me da una sensación de paz increible.
    Te voy a seguir leyendo.
    un beso.

    ResponderEliminar
  4. Y mas cuando no vemos fin en el...

    besotes de esta peke.

    pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe caliente, siempre que quieras...

    ResponderEliminar