Dulce companía

Isla Solitaria

Siempre está presente. Aunque a veces la bruma de invierno la cubra como con un velo, ella está ahí. Frente a nosotros, cerca de la costa, frente a la ciudad, sumergida en el lago. Alguna vez alguien me insinuó que su imagen recordaba a la Isla negra de Neruda, pero no, esa comparación me pareció un exceso. Ella es –ni más, ni menos- la Isla Solitaria. El hermano viento nos regala hoy un día de calma. Faltan pocos días para el verano y recién hoy podemos decir que tenemos un día primaveral. Hemos visto que la franja que separa la bahía del lago, está ya dibujada sobre el horizonte y nos decimos que este es el momento para intentar hacerle un poco de compañía. Para mitigar esa soledad a la que -uno imagina- la han condenado los movimientos de la madre tierra.

3 comentarios:

  1. Que lindo para preparar el mate y pasar la tarde en esa isla solitaria.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Soy capaz de transportarme a esa Isla sin salir de casa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un paisaje precioso, y lleno de tranquilidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar