Dulce companía

Isla Solitaria IV

Hemos dado toda la vuelta. Desde aquí se puede apreciar en parte el conglomerado urbano que representó en los noventas el primer síntoma de crecimiento de la ciudad. Entre las viviendas residenciales uno puede encontrar pequeños y medianos hoteles, algún que otro restaurante. El paisaje no es uniforme, representa un poco la variedad de orígenes de sus habitantes.

4 comentarios:

  1. Que bello paisaje, parece recien salido de un cuento de navidad.
    Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  2. De a ratos vengo siguiendo tus comentarios y hermosas imágenes de riquezas inigualables del planeta. Un abrazo y gracias por los aportes.

    ResponderEliminar
  3. Las ciudades crecen y roban los espacios sagrados de la naturaleza...

    Abrazos, Monique.

    ResponderEliminar
  4. ...

    Palabra tras palabra.

    En esa libreta escribes el día a día. Me gusta como lo haces.

    Las fotos siguen siendo increibles.

    Sigo tus pasos.


    Mafalda

    ResponderEliminar