Dulce companía

Isla Solitaria XI

Estoy del otro lado del lago. Me seco los pies, me cambio el calzado y me dispongo a dar un paseo que promete ser muy placentero. El viento está en calma y sol está a pleno. La idea de transitar este espacio cercano a la ciudad -pero a la vez tan distante- tiene alguna relación con lo difícil que nos resulta a veces aproximarnos a nosotros mismos. Estamos tan cerca y nos resulta tan difícil cruzar el charco que nos conecta con lo que realmente somos. Nuestro interior permanece como sumergido pero a la vez expectante de nosotros mismos.

7 comentarios:

  1. Ni que lo digas, acercarse a uno mismo resulta dificilísimo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. No solo adentrarse en uno mismo, sino convivir con uno mismo es tarea dificil y permanente si lo deseamos.
    Muchos saludos, te felicito por tus imágenes y comentarios.

    ResponderEliminar
  3. sol pleno? donde donde dondeeeeeeeeeeeeeeeeeeee??

    Aquí hay nieve..plena. ejeje

    besotes

    ResponderEliminar
  4. Ardua tarea la de adentrarse en uno mismo, pero tan necesaria...
    Que maravilla de fotografia, y que soberanamente acompañada por tus palabras.
    Mis felicitaciones.
    Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  5. No ser isla,
    acercarse a
    los demás y
    a uno mismo.

    Un abrazo desde
    más allá del charco.

    ResponderEliminar
  6. a veces es un camino inaprehensible, con escasos accesos. la vida se trata, entonces, de explorar (y descubrir de vez en vez) las puertas de entrada o llegada a nuestro interior.

    ResponderEliminar
  7. ES cierto y ha sido estupendo leer tu reflexión.
    Nos resulta difícil porque precisamente lo fácil es no hacerlo.
    Bicos.

    ResponderEliminar