Dulce companía

Isla Solitaria XXII

Bordeamos hacia el norte de la isla y la playa -ahora si- parece arrasada. Como si una fuerza extraordinaria hubiera arrancado las rocas. Imposible pensar que es el lago el que -con su paciente y persistente presencia- ha moldeado esta escena.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario