Dulce companía

Isla Solitaria II

Preparamos agua, una fruta, filtro solar, un calzado alternativo y rumbeamos hacia la isla. Sobre el techo de casa, una bandurria nos desea suerte en la travesía. Buen comienzo digo. Suelo creer en los mensajes de la naturaleza. Y no es que reniegue del pragmatismo en el que el conocimiento nos ha encarcelado, pero me han pasado tantas cosas en esta vida, que he aprendido también a jugar un poco con la idea de que estas presencias no son casuales, que hay en ellas una señal que tal vez nuestro raciocinio limitante no nos permite descifrar.

4 comentarios:

  1. Yo también creo en los mensajes de la naturaleza... ojalá la escuchemos más a menudo!

    ResponderEliminar
  2. Jamás había visto este aves. Me encanta...

    ResponderEliminar
  3. Como suelo decir, con una foto muy similar sacada pro Gabriel Sastre en casa...esas son las gatas de nuestros tejados! Lindismas!

    ResponderEliminar
  4. Anzaga:) Bandurrias.Se extienden por la patagonia.

    ResponderEliminar