Dulce companía

Isla Solitaria XV

Miró atrás y la ciudad se deja atravesar esta vez por la cruz. No somos lo mismo sin ella. La cargamos como parte de nuestra historia. Su presencia nos interpela y es la vez un símbolo de lo que este territorio ya no será.

1 comentario:

  1. Dejemonos interpelar por la CRUZ. Eso es bueno al fin. Un abrazo!!

    ResponderEliminar