Dulce companía

Padre cielo IX

Ya estamos mas cerca, solo nos queda cruzar ese último tramo de bosque y pararnos al pie de esa muralla natural para evaluar que hacemos. Está siempre presente la idea de que nosotros decidimos cuando parar. Hemos llegado hasta aquí porque así lo hemos querido. Nadie nos puede obligar a seguir si decidimos lo contrario. El último tramo es el que resulta más atractivo, pero a la vez es el de mayor dificultad. Desde allí el sendero sigue en pendiente ascendente de unos cuatrocientos metros de desnivel hasta la Laguna de los tres.

4 comentarios:

  1. Buena idea la de este blog.
    Así por etapas resulta muy interesante.
    Te felicito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hermosas vistas.
    Me gusta tu blog, muy interesante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Un gusto poder estar
    en contacto con la
    naturaleza, sería
    precioso poder coronar
    el recorrido llegando
    a la cumbre, pero
    sin correr peligros.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias por pasarte y leerme.

    ¡impresionantes imágenes las de tu blog!

    biquiños,

    ResponderEliminar