Dulce companía

Padre cielo XVI

El regreso es una nueva experiencia. La adrenalina ha acelerado todos mis pensamientos- Siento el peso del cansancio en mi cuerpo pero la emoción es más fuerte y por momentos siento como si mi alma se adelantara, se anticipara en el sendero y por momentos jugara a quedarse en el bosque. Cuando presiento la distancia, la soledad y el desamparo de mi cuerpo, ella vuelve y él todo recobra los sentidos. Sobre la ladera de una montaña, cuando ya nos queda poco para llegar a El Chaltén, podemos apreciar los nidos de cóndores. Los vemos planear, como si el registro de nuestra presencia los obligara a hacer un reconocimiento del terreno. Ellos si saben del valor de la montaña. Morada natural para el rey de las alturas. Los veo planear y siento un poco de envidia.




8 comentarios:

  1. Vengo a agradecerte tu visita. Me han encantado las fotos.

    Un saludo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Veo que te gusta viajar. A lo mejor un día te encuentras una botella en el mar, y lo mismo es una de las mías, jeje.
    Preciosas fotos!!!!
    Gracias por tu visita.
    Saludos desde España.
    Conchi

    ResponderEliminar
  3. Aunque no hayas conseguido
    llegar tan alto como el cóndor
    saboreaste su cercanía.
    Respirar el aire limpio de
    esa montaña y sentir la
    inmensidad de la naturaleza
    ya valió la pena.

    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué genial! Ese contacto con la naturaleza a esas alturas debe ser un soplo de vida... ¡Quién pudiera!

    Las imágenes son fantásticas.

    Felicitaciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Siguiendo la huella que dejaste en mis moreras llego en plena ascensión, que impresionante es la montaña, a mí me asusta, prefiero el mar, aunque sus paisaje encuentro bellos y majestuosos.

    Desciendo vigilada por el condor hasta casi el merendero, ya te seguiré leyendo.

    Un beso, disfruta pero vigila dónde pones el pie.

    ResponderEliminar
  6. Una imagen vale más que mil palabras... y estas, me dejaron sin aliento.
    Fantásticas.
    Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  7. • con la mirada atenta...

    Siempre es es impresionante el regreso. Se acumulan todas las vivencias y emociones del ascenso mientras se siente nostalgia de no haber permanecido más tiempo en la cima.

    • saludos
    ____________________________
    CR & LMA

    ResponderEliminar
  8. Precioso animal que espero algún día tener la oportunidad de ver...

    Ya veo que tu actividad es frenética...

    Saludos.

    ResponderEliminar