Dulce companía

Padre cielo XV

Los últimos veinte metros de desnivel son prácticamente verticales. No hay mucho de que agarrarse. Puede que logre subir, pero el descenso –al no contar con bastones- puede resultar muy riesgoso. Los pensamientos luchan por imponerle al momento una cuota de racionalidad. Pero no es lo que necesito en este momento. Acepto mi circunstancial imposibilidad y dispongo a disfrutar lo logrado, no con resignación, sino con la tranquilidad de haberlo intentado, con la esperanza y la certeza de que habrá una nueva oportunidad, que la madre roca continuará hasta el fin de los tiempos alumbrando el camino de los silencios.

12 comentarios:

  1. Hola. Creo que acabas de publicar en mi blog ,he venido para conocerte y me he encontrado con que eres una persona de las que buscan la belleza subiendo e intentando alcanzar metas en las montañas. Y creo además que dentro de tí hay un poeta que escribe versos a medida que va escalando. No creo equivocarme en mucho. Espero conocerte más.

    Un cariñoso saludo desde Barcelona.

    ResponderEliminar
  2. Una foto muy bonita, cada vez más cerca del cielo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Se requiere tiempo para hacerse a la idea de todo lo que nos cuentas.

    Intentaré no perderme en esta inmensidad como aquel témpano que fue, hasta que desapareció...

    Un lujo andar por aquí.

    ResponderEliminar
  4. Se requiere tiempo para hacerse a la idea de todo lo que nos cuentas.

    Intentaré no perderme en esta inmensidad como aquel témpano que fue, hasta que desapareció...

    Un lujo andar por aquí.

    ResponderEliminar
  5. Vaaaaaaaaale, dos lujos... Internet es así...

    ResponderEliminar
  6. De eso estoy segura. La madre roca continuará firme, entera, íntegra, por un tiempo indefinido, tras nuestro leve pasar.

    Saludos y gracias por tu visita y comentario

    ResponderEliminar
  7. Hace casi un año que anduve por tu tierra, solo que en vez de subir montañas estuve conduciendo por la Patagonia y visitando glaciares.

    Fue un viaje impresionante del que guardo muy buenos recuedos. De hecho le dediqué un blog, Ruta 40.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Interesantes paisajes, algún dia me animaré a conocerlos, me gusta hacer recorridos por la montaña. Por ahora solo he paseado por Venezuela y Colombia, y aun me queda mucho que ver alli..., por no hablar de casi toda Europa a pesar de que me queda mas cerquita de casa.

    Me ha encantado el blog.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  9. Vine a agradecer tu visita y me volgé leyendo tu aventura, me gusta mucho tu manera de relatar tan concisa y dando un panorama de lo que estás viendo.

    Volveré.

    Saluditos!

    ResponderEliminar
  10. • con la mirada atenta...

    Impresionantes agujas.
    Me gustaría estar allí.

    • saludos
    ____________________________
    CR & LMA

    ResponderEliminar