Dulce companía

Padre cielo XIV

A mi izquierda, un catedral natural se deja ver. Me impactan sus formas, sus colores y la proximidad a ella. Los pasos ahora son más lentos y me detengo en tramos más cortos. Madre roca, padre cielo, hermano de mi vigilia quiero ser cerro, para ganarte en alturas de piedra eterna, quedando siempre de pie sobre la tierra, dice el poeta de la patagonia en la última estrofa de Chaltén y su melodía me envuelve para darle a este momento un carácter casi místico.

9 comentarios:

  1. no tengo palabras...solamente respeto

    ResponderEliminar
  2. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    TE SIGO TU BLOG




    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTe
    COMUNICALAFATE



    Jose
    ramón...

    ResponderEliminar
  3. andar, acariciar,
    ser Uno con la piedra,
    el cielo y el camino

    besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola!

    Gracias por tu visita que me ha permitido conocer tu maravilloso blog... Me ha encantado todo el viaje por la divinidad que está a cada paso en esta tierra.. Qué fantástico descubrimiento en cada imagen.

    Me ha dado mucho gusto conocerte..

    un abrazo desde una hermosa tierra de volcanes ;)

    ResponderEliminar
  5. Una idea muy bien expresada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. stas apunto de hacer la cumbre. que sensación! Mucho frio? Gracias por las postal.

    ResponderEliminar