Dulce companía

Padre cielo XII

Se me fue el cansancio. Solo en mi respiración que comienza ser más profunda percibo el esfuerzo. Somos varios los que estamos detrás del mismo objetivo. La nieve continúa cayendo tenuemente y uno rayos de sol que se dejan ver tímidamente, me dan la esperanza de que las cosas no se vayan a complicar más. Me cruzo con un grupo que ya está descendiendo. Hola, hola, hola, de nuevo el mismo ritual que a esta altura percibo como un mantra. Los rostros dejan traslucir la emoción. Algunos me alientan a seguir moviendo su mano con el pulgar en alto.

8 comentarios:

  1. Bello, bello y nuevamente bello!!!
    ¿De verdad has subido hasta ahí?
    Debe ser hermosa la sensación...es como estar tocando las nubes.
    Me encantó.
    Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  2. Impresionante experiencia. Pasé a devolverte la visita como te prometí....ya volveré con más tiempo...

    ResponderEliminar
  3. Bonits fotos y maravillosas sensaciones.
    Saludos y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  4. Me llaman la atención los paisajes nevados, pero en fotos. No elegiría nunca estar ahí. Pero claro, soy un tipo raro. Para mi el calor es fundamental, primero buen clima, despues paisaje y si no hay gente mejor.
    Saludos desde muy lejos

    ResponderEliminar
  5. Hola! hermoso blog, con unas fotos que dan envidia. Todavía no conozco Calafate, está en mi lista de pendientes. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Pasa y vos diras si soy o no como el vaso de agua...

    ResponderEliminar
  7. hay mantras que descienden. a mí me llama el karma del sur. en algún punto del futuro me tocará decir mantras mientras asciendo o desciendo en un lugar como el de tu fotografía.

    ResponderEliminar