Dulce companía

Desarraigo V

El campo soporta no mas de 500 vacunos y unos 2000 lanares, que no solo deben pasar el invierno, con el riesgo de quedar sepultados por una nevada, sino que deben sobrevivir al acoso permanente del puma y el zorro que lo tienen como bocado preferido y de los cuatreros que no dudan en faenar un vacuno para venderlo a mitad de precio en el pueblo. Será por eso que en mi recorrido por la ruta cuarenta de sur a norte, en un trayecto de de mas de 300 km, solo encuentro un campo con animales, el resto es desierto.

7 comentarios:

  1. qué vista! hay tanto de qué escribir ante paisajes como el que nos presentas hoy. saludos

    ResponderEliminar
  2. Me alegra mucho que disfrutes de mi blog Susana.

    Es la patagonia señor posmópolis; es la inmensidad en la que es imposible huirle a la soledad, son las distancias que dan la impresion de ir a ningun lugar, es la nostalgia por el lugar que muchos dejaron para aventurarse en estos lares y es el amor al desarraigo -no como queja- sino como fortaleza para identificarse con ella...

    ResponderEliminar
  3. Voy siguiendo tu serie "Desarraigo" Encuentro cosas que me son completmamente desconocidas, como por ejemplo vuestras diferencias vecinales. Aquí nos llegan pocas notícias de todo el acontecer de la Patagonia. Por esto sigo tu bloc con
    verdadera curisodad.
    Que tengas un buen dia de ventas i de sentimientos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por visitar mi mundo...Me gustaron tus blogs,me quedaré un rato por aqui,y volveré.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. bbbrr...me da frio nomas de ver!

    interesante paseito te has dado por ahi, eh!

    vientos!

    un saludote

    ResponderEliminar
  6. Todo un descubrimiento este sitio!

    Saludos

    ResponderEliminar