Dulce companía

Padre cielo II

Lo que demora mi marcha, no es el ascenso, son las formas que el bosque nos ofrece. Hay en su interior posturas que –quizás- solo los caprichos de la naturaleza puedan explicar. Percibo gestos a las que no quiero darles el carácter de casuales. Me siento bienvenido a este territorio -en los que se ha trazado un sendero- que me invita a refugiarme en él.

3 comentarios:

  1. es curioso, a mi me llama mucho la atencion los arboles secos cuando estan en medio de follajes, como este, tengo dos o tres fotos con ese mismo tipo de perspectivas.. se me hace muy interesante, este no se queda atras.

    saludos!

    ResponderEliminar
  2. quizá no haya nada casual en los gestos. incluso el más mínimo de los gestos tiene una intención aunque sea breve. en los gestos de ella (madre, mujer, natura, tierra) me quiero refugiar.

    ResponderEliminar
  3. No es extraño que te demores
    en el camino porque las formas
    con las que te encuentras
    son para pasarse un rato
    contemplando, reflexionando
    y admirando.
    Así es la naturaleza siempre sorprendiéndonos.

    Besos

    ResponderEliminar