Dulce companía

Madre roca III

Llegamos. Ya podemos divisar El Chaltén, refugiado entre las rocas, como una antesala al paraíso. El pueblo más joven de la provincia. Su nombre significa Montaña que humea en la lengua de los Tehuelches. Fue creado en 1985 como una forma de consolidar los derechos soberanos argentinos sobre estos territorios. Una vez más aparecen los conflictos con nuestros vecinos chilenos. Recuerdo que el gobierno construyó casas de montaña y las entregó a los que –voluntariamente- decidían afincarse en este lugar. Hoy es reconocida internacionalmente como la Capital Nacional del trekking. Y por eso estamos acá. Vamos a caminar un poco la montaña. A sumergirnos en el bosque nativo de lengas y ñires. A intentar aproximarnos a las nacientes de los ríos y a los glaciares que descuelgan placida y salvajemente de la las altas cumbres.

3 comentarios:

  1. un glaciar siempre nos espera al final de todo.

    ResponderEliminar
  2. Me he informado del trato "amigable"
    que teneis con vuestros vecinos los chilenos. Són ni mas ni menos que los que existen en todos los paises del mundo las gentes mas cercanas. Conflictos territoriales, i de fronteras, i a veces rencillas banales que el tiempo no es capaz de borrar. Nada excesivamente preocupante, creo.
    El lugar es ni mas ni menos, una muy grande Suiza Argentina. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Señor Posmópolis: El glaciar y muchas cosas mas nos esperan.

    Monserrat: Algo debe de tener que por estos tiempos muchos europeos se viene a conocer y a pasear por este lugar.

    ResponderEliminar