Dulce companía

Democracia?


Tenemos los vecinos de El Calafate la posibilidad de percibir de manera concreta los beneficios de vivir en democracia. Frente a los intentos de nuestro jefe comunal de imponer sus caprichos, de una manera u otra la comunidad ha demostrado capacidad para reaccionar y hacerse escuchar.

A propósito de la democracia, nos dice el sociólogo José Num que para los griegos, "todas las formas de Estado estaban enderezadas a una finalidad que era la virtud. Y desde Platón, distinguían tres tipos de forma de Estado. El gobierno de una persona, que se llama "monarquía" si respeta la ley y cuenta con el consentimiento de los gobernados, o tiranía, que es una perversión, cuando es el gobierno de uno que no respeta la ley ni goza de consenso.

Después la aristocracia, que es el gobierno de unos pocos, y la distinción ahí es que el gobierno de unos pocos se supone que es también el gobierno de los mejores, razón por la cual la perversión, para Platón, de la aristocracia es la "oligarquía". Porque la oligarquía es el gobierno de unos pocos que gobiernan porque son ricos.

La "democracia" es el gobierno de muchos, y para Platón no tiene perversión porque es una perversión en sí misma. Este odiaba la democracia porque es el gobierno de la plebe ignorante, de los que no saben.

Ahora en Aristóteles, y con esto voy a terminar la referencia griega y van a ver ustedes por qué, en Aristóteles hay una vuelta muy interesante. Y él dice: "En realidad, todo Estado debe dedicarse a acumular riqueza. Ahora un Estado aristocrático, gobernado por unos pocos, capaces, se dedica a acumular riqueza de valor instrumental, con la finalidad de hacer feliz a todos; de hacer feliz a la comunidad.

Cuando este Estado de unos pocos se dedica a acumular riqueza nada más que para hacer rico, a estos pocos, a esto lo llamamos oligarquía. Entonces - dice Aristóteles y esto es una idea que me parece poderosa- en realidad la oligarquía no es una perversión; la oligarquía es un Estado imperfecto. Es decir, como que el movimiento se cortó por la mitad. No está mal acumular riqueza, sólo que un instrumento se convirtió en un fin.

Y esto es importante porque - imagina Aristóteles e imagino yo- que una oligarquía puede ser transformada, porque cuando uno da un salto en el tiempo y mira las democracias modernas, advierte que, en términos griegos, todas las democracias modernas son oligarquías. Con una diferencia, y una diferencia que puede ser importante, y es que se trata de oligarquías electivas, es decir que periódicamente el pueblo elige entre aquellos que se proponen como candidatos, quiénes van a ser los que van a gobernar. Es decir, el pueblo no gobierna, el pueblo da una autorización a quienes lo van a gobernar"
.

Y todo pareciera pasar por ahí, por ejercer esa oportunidad de autorizar a que nos gobiernen por cuatro años más, por ir a votar y volver a casa, para enterarnos por televisión como nos estafan, como se enriquecen ilícitamente, como se dispone de lo público para beneficios privados, y podríamos seguir con la lista de males que aquejan a nuestras instituciones, pero no es la idea, la idea es profundizar ese mecanismo que ha hecho que de una manera u otra la política se desprendiera de la sociedad no solo para no pertenecerle, sino lo mas grave para desconocerla y agraviarla con sus decisiones.

1 comentario:

  1. Señor disculpe que le cambie el titulo.
    DEDOCRACIA
    Debiera ser el titulo.
    Todo se dijita a dedo, y ese dedo lamentablemente lo maneja el que tiene mas plata osea que dejo de ser un dedo rejido por un cerebro y lo maneja el verde y obscuro maletin de la coi... y de los negociados.

    ResponderEliminar